LA FLEXIBILIDAD DEL RCM

| 23 mayo 2017 | Respuesta

El Mantenimiento Centrado en Confiabilidad (MCC / RCM) es una de las estrategias más usadas a pesar de sus complejidad y exigencia en cuanto calidad y cantidad de información requerida, pero aún así ha tomado importancia en cuanto a mejoras de productividad, por lo tanto el crecimiento de este tema ha sido simultáneo al de producción de procesos y tecnología.  El RCM se muestra como estrategia de mantenimiento que ofrece aumento de productividad, eficiencia, seguridad industrial, optimización de frecuencias de intervención, medición de afectaciones de medio ambiente dentro de un trabajo en equipo necesariamente multidisciplinario.

NUEVOS ENFOQUES DEL RCM

(Mantenimiento Centrado en Confiabilidad)

El tema de mantenimiento no es un tema reciente, es un tema que ha tomado campo a través del tiempo ya que va muy de la mano con producción y productividad, la exigencia y crecimiento tecnológico y la necesidad de flexibilización mundial, ha mostrado la indiscutible necesidad de crear nuevas técnicas y estrategias en mantenimiento acorde a los nuevos cambios tecnológicos.  Para la implementación de cualquier estrategia de mantenimiento de tercera generación como Mantenimiento Predictivo,  como los es el MCC ó RCM (Mantenimiento Centrado en Confiabilidad ó Reliability Centered Maintenance), se requiere tener montado y funcionando de forma muy organizada y estructurada un plan de mantenimiento preventivo sólido que permita darle respaldo logístico y técnico a cualquier estrategia de mantenimiento de tercera o cuarta generación que se desee implementar; es decir; para la implementación de estrategias de mantenimiento predictivo, se requiere tener: programación de intervenciones bien definida, frecuencia establecidas, criterios en niveles de mantenimiento, programación de intervenciones, un sistema de información sólido, clasificación de repuestos e insumos, un presupuesto del área de mantenimiento y talento humano calificado, como base para la implementación de Mantenimiento Centrado en Confiabilidad (MCC ó RCM).

Antes de entrar a detallar los nuevos enfoques que ofrece el RCM, es necesario rescatar conceptos básicos en el tema: su implementación,  e importancia dentro del proceso de mejoramiento en la confiabilidad operacional, sobre la gestión de activos de clase mundial y la importancia que tiene la confiabilidad operacional en este campo. Las nuevas estrategias productivas debido a la globalización, deben tener características particulares que apunten a la competitividad de mercados, estas características aplican al RCM como herramienta que garantice competitividad, como: Excelencia de los procesos, máxima disponibilidad y seguridad productiva, confiabilidad tecnológica, y motivación del talento humano.  Por lo tanto ya se podría nombrar los objetivos de la gestión de confiabilidad: Excelencia de los procesos administrativos básicos, motivación y satisfacción del personal y clientes, calidad y rentabilidad del producto, máxima confiabilidad, optimización de la producción, máxima seguridad y protección ambiental.

Dentro de la gestión de confiabilidad es necesario involucrar varias dependencias y áreas de la empresa, dependencias que de acuerdo con un procedimiento unificado, mantendrán el objetivo principal del RCM acorde con la visión y misión de la empresa: operaciones y procesos, mantenimiento, gerencia de recursos humanos, investigación y desarrollo, medio ambiente, seguridad industrial y salud ocupacional, gerencia financiera, calidad; por estar hablando de todo un sistema productivo competente, el esfuerzo unificado de estas dependencias es llamado Gestión de confiabilidad operacional (CO), esta estrategia involucra todo aquel talento humano que de una u otra forma hace parte del mismo.  Al hablar de una mejora continua, no es posible establecer una metodología precisa, debido a que depende de los recursos y condiciones de operación, pero si es posible establecer las metas y parámetros a seguir.

Ilustración 1: Vida útil de los equipos gráfico ISOGRAPH

Al decir sistema productivo, son muchas las variables que se encuentran en juego, la confiabilidad humana: compromiso, motivación personal y capacitación. Confiabilidad de procesos: Operación en condiciones de diseño y comprensión de procesos y procedimiento. Confiabilidad de equipos: Confiabilidad desde el diseño y extensión de los tiempos de producción efectivos (TPEF / MTBF). Confiabilidad de los procesos de mantenimiento: Efectividad y calidad del mantenimiento, Estrategias adecuadas de mantenimiento, multihabilidades básicas, reducción de los tiempos de producción por paradas o reparos (TPPR/MTTR).  Todo lo anterior apoyado por herramientas y recursos aportados por la empresa.

El RCM se centra en el talento humano por ser este el ejecutor, para ofrecer como producto terminado productividad en igual medida que confiabilidad.  De tal manera que dentro de sus ítems de productividad, financieramente debe incluir rubros que aporten al control de su gestión: Ingresos = ingreso potencial x disponibilidad. Egresos = Costos fijos + insumos + prevención de fallas + corrección de fallas. Costo capital = (Inversiones para productividad + Inversiones para confiabilidad)* tasa, entre otros ítem relevantes.  como lo muestra la ilustración 2 es importante priorizar  los costos y gastos que cada uno de los equipos y modos de falla aporta al sistema tendiendo cuidado de los tiempos de modelamiento; es decir, los resultados de comportamiento financiero no son los mismos en diferentes tiempos debido a la variedad de comportamientos de las tasas de falla.

Ilustración 2: Criticidad en costos gráfico ISOGRAPH

El RCM  se inicia o nace en los 50´S en la industria aeronáutica, debido a la necesidad de esta industria en crear criterios técnicos que alimenten la confianza del sistema y lo que este implica en seguridad industrial.  A principio de los 80´S se implementa y toma fuerza el RCM en procesos industriales, tomando como prioridad además de la seguridad industrial y la eficiencia del proceso, el control de costos y aumento de eficiencia en sistemas productivos complejos basado en el trabajo en equipo y mejoramiento continuo, uno de los sectores industriales más beneficiados con el RCM es el sector petrolero.

Mencionando los comienzos del RCM se puede dimensionar sus alcances, comenzando por definir el RCM como: “Filosofía de gestión del mantenimiento, en la cual un equipo multidisciplinario de trabajo, se encarga de optimizar la confiabilidad operacional de un sistema que funciona bajo condiciones de trabajo definidas, estableciendo las actividades    más efectivas de  mantenimiento en función de la criticidad de los activos  pertenecientes a dicho sistema, tomando en cuenta los posibles efectos que originarán los modos de fallas de estos activos, a la seguridad, al ambiente y a las operaciones ”.

El RCM plantea cuatro pasos básicos para su ejecución: análisis de criticidad, análisis de modos y efectos de fallas, Selección de actividades de mantenimiento y plan de mantenimiento optimizado según el resultado del RCM.  Debido a las nuevas filosofías de mantenimiento, entre ellos el RCM, los conceptos de mantenimiento tienen otra connotación: ya no se preserva un activo físico, sino se preserva la “función” del activo. El mantenimiento rutinario no es para prevenir fallas, sino para evitar, reducir o eliminar consecuencias de fallas. Mantenimiento no solo optimiza la disponibilidad de la planta, sino considera el riesgo de todos los aspectos del negocio; riesgo, seguridad, integridad ambiental, eficiencia energética, calidad del producto y servicio al cliente.  No sólo la disponibilidad y los costos.

El RCM sugiere formular estrategias con todo el talento humano involucrado en el sistema productivo (mantenedores y usuarios) y que la gerencia aporte todas las herramientas y recursos necesarios para su ejecución. Lógicamente los proveedores de repuestos y fabricantes de equipos juegan un papel limitado pero de igual importancia; apuntando hacia un mismo norte, esto debido a que todo recurso que esté involucrado en el RCM debe cumplir cabalmente con los requerimientos a su medida.

Los beneficios que puede aportar el RCM son varios: optimizan la seguridad industrial y salud ocupacional, mejora el rendimiento operacional de los activos, mejora la relación costo/riesgo-efectividad del mantenimiento, se genera documentación auditable.

Es claro que toda estrategia de mantenimiento de tercera y cuarta generación como lo es el RCM, requiere un margen de inversión amplio, considerando que los beneficios obtenidos son acordes a los esfuerzos realizados.  Esto incluye un equipo de trabajo conformado para este fin específico: Operador, facilitador, mantenedor, ingeniero de procesos, programador y especialista; esta estructura es propuesta con el fin de desarrollar planes de tomas de decisiones, procedimientos, pero sobre todo que existan aportes multidisciplinarios para el mejoramiento continuo.

Ilustración 3: Optimización de Tareas de Mantenimiento gráfico ISOGRAPH

Parte fundamental de RCM es ponderar y clasificar los modos y efectos de fallas, reprogramar en base a esta información las intervenciones y actividades de mantenimiento, identificar los activos que deben ser analizados bajo esta metodología, toma de decisiones por consenso, documentar y registrar cualquier evento.

¿Donde es posible o justificable integrar un mantenimiento centrado en confiabilidad?, donde exista: Sistemas con alta contribución a paradas de plantas en los últimos años, Sistemas con altos riesgos con respecto a aspectos de seguridad y ambiente, Equipos genéricos con un alto costo global de mantenimiento, Sistemas donde no existe confianza en el mantenimiento actual, adicionalmente donde la necesidad de confiabilidad de los equipos sea alta, y/o su criticidad dentro del sistema productivo sea considerable.  Parte fundamental de la evaluación de criticidad de un equipo o recurso, es ponderar cada una de las variables que la estrategia sugiere; para evaluar el impacto operacional y la consecuencia de falla, para ello se requiere ponderar bajo los mismos criterios, sin excepción alguna todo aquello que sea evaluado.  Los criterios que intervienen: Seguridad, ambiente, producción, costos operacionales y de mantenimiento, frecuencias de fallas.  Al terminar la evaluación y ponderación de las variables, cuantificar y clasificar los grupos de recursos y equipos críticos, subcríticos y semicriticos, marca las pautas para pasos posteriores, pero se recalca que es la tarea con más relevancia.

Ilustración 4: Control de Presupuesto gráfico ISOGRAPH

Es conveniente de igual manera entrar a evaluar dentro de los parámetros anteriormente nombrados, la mantenibilidad del sistema productivo, amarrado a la tecnología del sistema productivo y vida útil de este, de igual manera establecer claramente las funciones que posee el sistema y los alcances que este podría obtener, sin olvidar los limitantes y delimitaciones reales que posee. Conocer a fondo el sistema productivo, se hace absolutamente necesario, para así establecer y comprender los procesos.

Ilustración 5: Análisis  de Falla gráfico ISOGRAPH

Se vuelve esencial analizar los datos de falla, tasas de falla, entender el comportamiento de fallas, clasificar las fallas, para en base a ese análisis se pueda programar la operación y mantenimiento así como tomar decisiones, pero ésto se logra con éxito en la implementación  del RCM y dependerá fundamentalmente del recurso humano involucrado, motivo por el cual, hay que tener un especial cuidado en el proceso de  inducción  y  en la formación del personal que participará en la  implementación del RCM.

Este proceso de inducción y formación,  deberá ser capaz de motivar al personal y de generar en el mismo el compromiso necesario  con respecto a la ejecución  de cada uno de los pasos que trae consigo  la implementación del RCM,  todo esto con el fin de  que se puedan alcanzar los objetivos y las metas previamente establecidas por la gestión de confiabilidad /operaciones  de la organización.

Enmarcar la implementación del RCM, dentro del proceso de mejora  de la Confiabilidad Operacional, de toda la organización,  y no como una iniciativa aislada  del área de mantenimiento. Justificar  la  aplicación  del  RCM  y  posteriormente  identificar las  áreas  con  oportunidades reales de mejora / No aplicar RCM sólo porque sea  una  moda. No aislarse, ni pretender resolver todos los problemas de mantenimiento con el  RCM –  Recordar que existen otras herramientas que pueden  complementar  los resultados del RCM  y ayudar a optimizar la confiabilidad operacional de forma integral.

Hasta este momento se ha planteado los parámetros y recomendaciones claves para la ejecución del RCM, ahora recordando la situación actual del mercado mundial, se requiere nombrar la necesidad de que las empresas y entidades involucradas en este nuevo rol, sean absolutamente flexibles y preparadas a cambios continuos.  Así como en otros temas afines, las estrategias de igual manera deben estar preparadas a cambios y flexibilización del sistema productivo de forma constante, ya que todo gira en torno a un mercado mundial no constante, por lo tanto deben ser aplicadas estrategias acordes a la situación.  En el caso del RCM se ha visto la necesidad de flexibilizar o acoplar esta estrategia de alto nivel a otros sistemas productivos, es decir, no solo a: aeronáutica, sino a otros sectores donde su grado de criticidad y necesidad de confiabilidad es alta.

Concluyendo: Los nuevos enfoques del RCM, se fundamenta en la implementación de esta estrategia en otros sectores productivos, no solo aeronáuticos y petroleros, sino en sistemas productivos que muestren alta criticidad en sus procesos y drásticas consecuencias en los mismos debido a la complejidad del mismo.

El RCM sea fortalecido a través del tiempo gracias al crecimiento tecnológico y a la necesidad de flexibilización de mercados. Lo mínimo que requiere esta estrategia de mantenimiento son parámetros básicos, que son los anteriormente nombrados, aplicados al mejoramiento continuo.

Tomando en cuenta que lo relevante de este documento son los nuevos enfoques del RCM, ¿qué debemos cuestionar?:

¿Cuándo es justificado aplicar RCM?. Cuando el proceso productivo sea complejo y el paro de los equipos implica consecuencias drásticas que afecten la productividad de la empresa.

¿Qué requiere el RCM para ser implementado?. Como todo mantenimiento de tercera generación, requiere un sistema de mantenimiento preventivo sólido que ofrezca respaldo logístico y técnico al RCM, Talento humano comprometido y capacitado, los recursos necesarios para su implementación de acuerdo a sus necesidades y por último flexibilizar la estrategia para adecuarla a cambios continuos.

Como conclusión importante, el RCM así como muchas otras estrategias productivas, se ven obligadas a ampliar su cobertura de aplicación debido a expansión del mercado y su constante cambio dado por la globalización.  Sus bases de formación y criterios han sido más propensas a cambios; a través del tiempo, es por eso que los nuevos enfoques del RCM se expanden a otros sistemas productivos: complejos, costosos, que a la vez cuidan el ambiente y la seguridad industrial, por lo tanto se puede decir que el RCM es una estrategia flexible y globalizada.

Bibliografía a consultar:

Jones, R.B. “ Risk-Based Management ”, Gulf Publishing Company, Houston, 1995.

Moubray, Jhon. “ Reliability Centered Maintenance II ”, Industrial Press Inc. New York, 1991.

Smith, Anthony.  “ Reliability Centered Maintenance ”, McGraw Hill Inc., New York, 1992.

Gómez Lozano. “Introducción al Mantenimiento Estratégico” Panamericana, Bogotá 2006.

Parra Carlos. “Implantación del Mantenimiento Centrado en Confiabilidad (MCC) en un sistema de producción”. España 2005.

ISOGRAPH Ltda. Software de Ingeniería de COnfiabilidad (DRA) Inglaterra.

Categoría: Artículo técnico

Responder

You must be Iniciar sesión to post a comment.