INGENIERÍA DE LA MANTENIBILIDAD ¿MENOS IMPORTANTE?

| 16 mayo 2017 | Respuesta

MUCHO SE COMENTA SOBRE LA CONFIABILIDAD Y LA DISPONIBILIDAD, y un concepto estratégico tal parece que mereciera considerarse en un segundo plano, pero resulta que no es segundo ni puede serlo. Me refiero a la mantenibilidad.

Lo cierto es que la ingeniería de la mantenibilidad aborda una buena parte de todo lo concerniente al mantenimiento de la funcionalidad de un sistema por parte del usuario y estimula, propone y aplica técnicas para su cuantificación, evaluación, predicción y mejora. Ya se conoce que la confiabilidad inherente de cualquier sistema queda determinada por sus diseño, sin embargo, su confiabilidad en el contexto queda afectada, entre otras cosas, por la mantenibilidad y aquí se cruzan y complementan estas dos disciplinas, incidiendo ambas sobre la disponibilidad.

La mantenibilidad se asocia con la capacidad de recuperar las funciones previstas de un activo físico cuando se efectúan, sobre él, tareas de mantenimiento siguiendo procedimientos establecidos.

Queda evidenciado que cualquier sistema puede perder sus funciones y que, a su vez, este hecho puede suceder de manera progresiva o abrupta. Esta característica establecida por el fenómeno de la degradación que, por diversas causas, sufre cualquier sistema impone la necesidad de la existencia de la ingeniería de la mantenibilidad.

Incluso los sistemas clasificados cono no reparables, se someten al reino de la mantenibilidad al establecerse para ellos acciones preventivas de sustitución.

Lea También: CONFIABILIDAD, MANTENIBILIDAD Y DISPONIBILIDAD

¿Y cómo se manifiesta este concepto? Lo tenemos en la práctica diaria. Una parte importante de las tareas de mantenimiento preventivo que se realizan, buscan disminuir o eliminar la ocurrencia de fallos funcionales. Por tanto, de lograrlo, mantienen o mejoran la confiabilidad.

Contrariamente, un exceso de tareas de mantenimiento traen como efecto directo e inmediato una caída de la confiabilidad, al introducir desperfectos y fallos en los sistemas que se intervienen (para el último caso pensemos en estos tres conocidos estados después de intervenciones: 1-mejor que antes de fallar, pero peor que nuevo; 2-tan malo como antes de fallar o 3-peor que antes de fallar).

Para continuar leyendo clique aquí

Por Luis Felipe Sexto – @lsexto

Etiquetas: ,

Categoría: Articulo técnico

Responder

You must be Iniciar sesión to post a comment.