ECONOMÍA FUNCIONAL Y MANTENIMIENTO

| 13 enero 2018

ECONOMÍA FUNCIONAL Y MANTENIMIENTO

El Comité Económico y Social Europeo considera que apoyar la economía funcional contribuye a la transformarción del modelo económico actual de sobreexplotación de los recursos y despilfarro a otro más sostenible. Cabe pensar que las empresas y personas inmersas en una economía funcional tendrán un mayor interés por desarrollar y emplear activos físicos más fiables y fáciles de mantener.

El Dictamen 2017/C 075/01 del Comité Económico y Social Europeo (CESE) manifiesta la voluntad de que la sociedad europea acometa una transformación económica desde un modelo de sobreexplotación de los recursos y despilfarro a otro más sostenible. En este sentido, el CESE considera que se debe apoyar la economía funcional en la medida en que ésta permita responder al reto planteado, ya sea en su totalidad o en parte.
La economía funcional promueve el uso de los productos más que su posesión. Se fundamenta en la idea de que el valor de un producto reside en los beneficios que se obtienen con su utilización (valor de uso), no con su propiedad. Se trata, por ejemplo, de pagar por utilizar un coche en lugar de comprarlo o de hacer un determinado número de impresiones en vez de comprar una impresora.
En este contexto, cabe pensar que las empresas y personas inmersas en una economía funcional tendrán un mayor interés por desarrollar y emplear activos físicos más fiables, reparables y fáciles de mantener.
En la actualidad, cada vez más empresas optan por vender los derechos de usuario para un producto concreto, en lugar del propio producto. Los consumidores no han tardado en darse cuenta de que puede ser más rentable utilizar un producto determinado cuando se necesite que tenerlo en propiedad, desaprovechando así un recurso valioso cuando esté sin utilizar.
En relación con el Mantenimiento, pueden presentarse dos enfoques de ejecución del mantenimiento de los activos físicos que están enmarcados en las ideas de la economía funcional:

Contratación basada en resultados (“Performance based Contracting”)

Este tipo de contratación pone más énfasis en los resultados del proceso que en la ejecución de los servicios o actividades. Bajo este enfoque y como ejemplo, se contrataría un determinado nivel de Disponibilidad de un activo físico, en vez de la ejecución de unas ciertas actividades de Mantenimiento.
En este contexto, el contratante deberá especificar solamente los resultados deseados, sin necesidad de tener un conocimiento técnico apropiado sobre el mantenimiento del activo físico en cuestión. De esta forma, el contratista de mantenimiento dispondrá de una mayor flexibilidad para el diseño y la ejecución de las tareas más apropiadas, teniendo más alicientes para introducir innovaciones y mejoras que incrementen su eficiencia.
De alguna manera, lo que se pretende es realizar una gestión más eficiente de los riesgos operativos del activo físico considerado, asignando el control de su riesgo de avería por una causa evitable por mantenimiento preventivo a aquella parte que mejor lo puede gestionar.
Estos contratos no son fáciles de implementar, entre otros aspectos, debido a la necesidad imprescindible de que el contratista conozca con certeza el estado de salud del activo físico en cuestión; algo que se verá facilitado por la creciente monitorización del comportamiento operativo de los activos bajo el enfoque propugnado por la industria 4.0.

“Servitización” del Mantenimiento

Los fabricantes tienden a poner en valor su conocimiento sobre la Fiabilidad y Mantenibilidad de los productos que fabrican para incrementar sus ingresos con la venta adicional de servicios de mantenimiento a sus clientes.
Las posibilidades que ofrecen los avances tecnológicos en los campos de las telecomunicaciones, la informática, la sensórica y los materiales, entre otros, junto con el uso de las matemáticas aplicadas a la inteligencia artificial y la aplicación de un conocimiento científico especializado en Ingeniería de Fiabilidad y Mantenimiento, favorecerán la incorporación de dispositivos de monitorización embarcados en los diferentes equipos que envíen sus datos desde el lugar de su explotación a unos centros de evaluación de su estado de salud operativa, donde especialistas en Confiabilidad realicen diagnósticos (cada vez más automatizados y acertados) de su estado operativo y lancen, en su caso, las medidas que se determinen más eficaces y aplicables para recuperar los desgastes y desviaciones de malfuncionamientos detectados; dando lugar a unos nuevos servicios de mantenimiento/explotación que, fundamentados en las técnicas del Mantenimiento Predictivo (diferenciado del Mantenimiento basado en la condición en cuanto que aquél permite predecir el instante de ocurrencia del fallo funcional del activo físico considerado), los sistemas expertos y una apropiada logística de mantenimiento, serán más eficientes que los servicios actuales.

 

Dr. Ing. Antonio José Fernández Pérez
Consultor y Formador
aj_fernandez@telefonica.net

 

Etiquetas: ,

Categoría: Artículo técnico

Comments are closed.