SAFETY & SECURITY = ¿SEGURIDAD Y SEGURIDAD?

Las palabras anglosajonas “safety” y “security” se suelen traducir habitualmente al español por el término “seguridad”. Esta ambigüedad puede llevar a confusión cuando se trata de aplicar los conceptos que dichas palabras encierran.

Etimológicamente, “safety” viene de la palabra latina “salvus” (saludable) y “security” deriva de “securus” (sin preocupación).

La idea básica que encierran ambas palabras se refiere a la protección contra peligros y amenazas, dando lugar a unas condiciones de “seguridad”. En este sentido, podría plantearse inicialmente que las condiciones de “safety” se relacionan con la salud de los seres vivos y que las de “security” tienen que ver con la eliminación de preocupaciones
por los bienes.

Las personas que tienen el inglés como lengua materna utilizan un conocimiento tácito para distinguir entre ambos vocablos, utilizando la palabra “safety” para indicar protección contra accidentes y la palabra “security” para protección ante robos y atracos y, por extensión, frente a acciones malintencionadas de terceros. Atendiendo a esto, podría señalarse que “safety” implica la protección contra peligros (“hazards”) y “security” supone la protección frente amenazas (“threats”).

En el campo del análisis técnico de la “safety”, los peligros suponen un origen de riesgo para la salud y la vida humana, el medioambiente, la producción y los bienes. Estos peligros suelen ser internos a las organizaciones y, en el ámbito de la “seguridad industrial”, suelen activarse por sucesos involuntarios, estando muy relacionados con la liberación de energía (en cualquiera de sus manifestaciones: energía mecánica, química, eléctrica, térmica, radioactiva, cinética, etc.). En tal caso, el daño o perjuicio se produce cuando esa energía incontrolada alcanza al cuerpo humano, al entorno medioambiental o a los activos físicos y les provoca diferentes mecanismos de fallo en función de su vulnerabilidad. En este contexto, el concepto de “safety” está muy relacionado con el de la fiabilidad (“reliability”); ya que, en los sistemas coherentes, sólo se puede producir un daño si alguno de sus componentes sufre un fallo y, por tanto, se pierde su función.

En el campo de la “security”, las amenazas siempre se asocian a la voluntad de las personas para hacer daño o sacar provecho en beneficio propio; pudiéndose dividir en internas y externas, según procedan de dentro o fuera,  respectivamente, de las organizaciones. Las amenazas son incidentes deliberados, en gran medida impredecibles, e imposibles de controlar totalmente.

Los peligros se pueden ver físicamente e, incluso, tocar, mientras que las amenazas son invisibles a menudo.

Un incidente de “safety” tiene normalmente diferentes factores contribuyentes, tales como condiciones adversas del entorno o acciones involuntarias (no planeadas), que conjuntamente provocan un accidente, normalmente fuera del control de las personas. En cambio, los incidentes de “security” son el resultado de una acción planificada con interés malicioso y que, a menudo, violan las leyes y normas sociales.

Las pérdidas ocasionadas por la aparición de un incidente relacionado con la “safety” (es decir, con un accidente) están relacionadas con perjuicios y daños a la vida de las personas, un impacto negativo al entorno medioambiental, un incremento de los costes operativos o una disminución de la producción, retrasos o pérdidas de imagen y reputación. Las pérdidas derivadas de un incidente de “security” (es decir, un ataque, robo o agresión) están relacionadas principalmente con pérdidas económicas (pérdidas de bienes materiales, material tecnológico, información, reputación, etc.).

Por su naturaleza, suele ser más fácil reponer las pérdidas provocadas por los incidentes de “security” (dinero) que por los de “safety” (vidas).

Se suele considerar que el nivel de incertidumbre en cuanto al momento y lugar de la ocurrencia del incidente dañino es mayor en el caso de los incidentes de “security” que en los de “safety”. Mientras que la “security” está más regulada socialmente por las leyes y se encuentra presente en un amplio rango de compañías y organizaciones, la “safety” está más contemplada en sectores tales como el transporte y la industria.

En resumen, la idea básica que encierran los conceptos de “safety” y “security” es la misma. Ambos se refieren a la protección de los activos físicos (incluidos las personas, el medio ambiente y los bienes) frente a peligros (“harzards”) y amenazas (“threads”) para crear unas condiciones “seguras” (“safe/secure conditions”); pero hay algunos matices que los diferencian como los que se han discutido relativos al origen de los incidentes (generados por las personas de forma planificada o como resultado de comportamientos normalmente involuntarios en combinación con las condiciones del entorno), el provecho obtenido con su ocurrencia (actos maliciosos o involuntarios), la opacidad o visibilidad de los peligros y amenazas, su proximidad o lejanía, el tipo de pérdidas ocasionadas, etc.

Basado en todo lo anterior, se puede definir “security” como la condición resultante de estar protegido contra incidentes planificados, maliciosos y criminales provenientes de una gran variedad de amenazas donde lo que es protegido es toda clase de valores o activos físicos de un individuo u organización y los incidentes suceden debido al deseo de alguien de obtener un determinado provecho o beneficio, mientras que “safety” representa la condición de estar protegido contra el riesgo derivado de la activación de peligros asociados a los procesos internos de una organización o compañía que pueden provocar un daño a las personas o al entorno derivado del malfuncionamiento de equipos o de actuaciones inapropiadas, pero no malintencionadas, de su personal en el desarrollo de su actividad laboral.

 

Referencias

[1] Eirik Albrechtsen. A generic comparison of industrial safety and information security. Norwegian University of Science and Technology.
[2] Jeremy J. Waldron. Safety and Security. NYU Law School.

 

Dr. Ing. Antonio José Fernández Pérez
aj_fernandez@telefonica.net

 

 

Etiquetas:

Categoría: Artículo técnico

Responder

You must be Iniciar sesión to post a comment.